Llámanos: +34 954 542 853 | +34 955 139 111 | +34 616 725 932 | +34 615 81 75 51
Llámanos: +34 954 542 853 | +34 955 139 111 | +34 616 725 932 | +34 615 81 75 51

PATRIA POTESTAD Y GUARDA Y CUSTODIA

Definición y cuestiones actuales

 

Patria potestad y guarda y custodia son unos de los motivos que suscitan las principales dudas cuando se produce o es inminente la separación de una pareja con hijos es la forma en que ello va a afectar al futuro de la relación tanto de convivencia como de vida en general entre hijos y progenitores. La cuestión no es baladí, no solo por la importancia y trascendencia del siempre delicado ámbito de familia en la que nos movemos, afectando a los menores cuyo interés siempre ha de prevalecer, sino igualmente por la frecuencia con la que esta situación se produce y lo presente que se encuentra en la sociedad.

 

¿Qué ocurre con los hijos cuando hay una ruptura?

 

Los principales conceptos en cuanto a las cuestiones y relaciones entre progenitores e hijos en casos de ruptura de los primeros son la guarda y custodia por un lado y patria potestad por otro. Cuando la pareja está unida ambos los ostentan y desarrollan por igual, pero ¿qué ocurre con los hijos cuando hay una ruptura?

 

Guarda y custodia implica una serie de derecho y obligaciones para con los menores que se relaciona con los más estricto de su día a día. 

 

La guarda y custodia hace referencia al cuidado diario y habitual de los hijos, es decir la ostentará la persona o personas que vayan a convivir diaria y habitualmente con ellos tras la ruptura de la pareja, e implica por tanto una serie de derechos y obligaciones para con los menores que se relaciona con lo más estricto de su día a día: sus comidas, sus horarios, si puede salir a la calle, si ha hecho los deberes del día, si ha recogido su cuarto, si ha hecho tal o cual recado, etc. Es por tanto que el progenitor que ostente la guarda y custodia es quien vivirá y convivirá diaria y habitualmente con los hijos.

 

Actualmente podemos hablar de dos tipos de guarda y custodia:

 

  1. La monoparental, más habitual todavía y exclusiva años atrás, en la que solo uno de los progenitores ostenta la guarda y custodia en exclusiva, mientras que al otro se le atribuye un derecho de visitas para que pueda ver a los hijos y estar con ellos. En este caso solo en quien recaiga la guarda y custodia recaerán también los derechos y obligaciones derivados de convivir habitualmente con sus hijos, mientras que el otro no intervendrá en estas cuestiones por lo general, aunque si tendrá un régimen de visitas. No obstante, no ostentar la guarda y custodia y tener que atenerse a un régimen de visitas no significa que nunca se pueda convivir con sus hijos, sino que este progenitor no lo hará de forma habitual y definitiva como si lo hace el otro, aunque si lo hará en ciertos periodos principalmente en periodos vacacionales y fines de semana que pueda estar con ellos conforme al régimen de visitas que tenga.

 

Guarda y custodia monoparental: uno de los progenitores ostenta la guarda y custodia en exclusiva, mientras al otro se le atribuye un derecho de visitas para que pueda ver a los hijos y estar con ellos

 

2. El otro tipo es la guarda y custodia compartida, cada vez más con más presencia, en la que son los dos progenitores los que ostentan la guardia y custodia al 50% porque se reparten un tiempo por igual para convivir con los hijos de forma alterna, ya sea por semanas, quincenas, meses etc. por lo que ambos convivirán con sus hijos y pasarán el mismo tiempo, teniendo ambos por tanto los mismos derechos y obligaciones que la guarda y custodia conlleva, además de otras consecuencias tales como la ausencia de pensión de alimentos ordinaria.

 

Guarda y custodia compartida: son los dos progenitores los que ostentan la guardia y custodia al 50% porque se reparten un tiempo por igual para convivir con los hijos de forma alterna

 

Por su parte, la patria potestad hace referencia a la participación de los progenitores en la toma de decisiones importantes para la vida de los hijos, y por tanto a que su opinión y decisión se tenga en cuenta en estas. Ocurre por ejemplo en la decisión sobre el colegio o similar al que irán, tratamientos médicos o quirúrgicos a los que someterlos, viajes que realizaran sobre todo si implican salida del territorial nacional, etc.

 

Patria potestad: participación de los progenitores en la toma de decisiones importantes para la vida de los hijos. Siempre se ejerce de forma conjunta y por igual por ambos progenitores . 

 

La patria potestad siempre se ejerce de forma conjunta y por igual por ambos progenitores, con independencia de que solo uno de ellos tenga atribuida la guarda y custodia de los hijos. Es por tanto un derecho inalienable, y solo puede ser suprimida por Sentencia Judicial en casos determinados legalmente, como ocurre en supuestos de incumplimiento grave de las obligaciones que conlleva o malos tratos. Aun así, muchos de los casos en los que la patria potestad es suprimida, lo es solo a efectos temporales.

 

La patria potestad puede ser suprimida por Sentencia Judicial en casos determinados legalmente, como ocurre en supuestos de incumplimiento grave de las obligaciones que conlleva o malos tratos.

 

En consecuencia, quien ostente la patria potestad, pero no la guarda y custodia podrá negarse o impedir que se tome sin su consentimiento decisiones unilaterales sobre estos ámbitos de la vida de sus hijos. Así mismo, quien ostenta la patria potestad tiene derecho a estar informado de la situación del estado de salud de sus hijos, a recibir información del centro educativo sobre cómo van en los estudios, asistir a reuniones con los tutores, a negarse a que viajen fuera del país, etc.

Quizá las dudas entre uno y otro concepto no se ofrecen tanto en la práctica cuando la guarda y custodia es compartida, ofreciendo mayores dudas cuando nos encontramos ante casos de guarda y custodia monoparental, por lo que no hay que olvidar que aunque la guarda y custodia sea ostentada por uno solo de los progenitores, el otro no queda automáticamente fuera de las cuestiones y decisiones relevantes para sus hijos, y que por tanto la patria potestad siempre será compartida, y que aquel que no ostente la guarda y custodia sino únicamente tenga un régimen de visitas seguirá teniendo derecho a participar en la toma de decisiones que afecten a los hijos tales como los ejemplos antes dichos (colegios, médicos, viajes, patrimonio, etc.), y a negarse a la toma de decisiones sin su consentimiento.

En resumen, guarda y custodia se refiere a vivir, cuidar y asistir a los hijos en su vida diaria conviviendo con ellos de forma habitual, con las consiguientes obligaciones y derechos que ello conlleva, mientras que patria potestad se refiere a la relación entre el progenitor y sus hijos menores de edad en tanto que representación de estos, su protección y educación.

 

En conclusión, en caso que Ud. o una persona conocida se encuentre en una situación similar donde se generen estas cuestiones, no dudes en ponerse en contacto con nosotros.

Carmen Cerredo Borrego
Abogada
Fundadora y directora Abogados GYC

Responde

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 2 suscriptores

DERECHOS DEL DETENIDO
03/07/2018
PLAZOS LABORALES: DESPIDO Y RECLAMACIÓN DE CANTIDAD
06/03/2018
El abogado externo de empresa, inversión y garantía para el prestigio de su marca
01/02/2018
RECLAMACIONES BANCARIAS
21/01/2018